Add to Flipboard Magazine.

Comercio electrónico, dos formas diferentes de encararlo

En el mundo de Internet el comercio electrónico está cobrando cada vez más importancia. Sin embargo, hay diferentes variantes a la hora de comercializar productos en la web. Hoy analizamos cuáles son los 2 de los tipos más comunes de comercio electrónico y cómo se van llevando a cabo de acuerdo a las plataformas y alternativas existentes.

Comercio B2C

Conocido también como Comercio entre negocio y consumidor (por sus siglas en inglés), es el más popular y utilizado. Se lleva a cabo a través de plataformas de venta directa pertenecientes a una tienda en particular, pudiendo ser desde productos hasta servicios. Los dueños de una tienda online tienen sus clientes fieles, suben su catálogo de productos y venden a través de Internet. Pudiendo lanzar ofertas y diferentes modalidades de pago y tansacciones.

Ventajas de este tipo de comercio electrónico

Las ventajas de este tipo de comercio electrónico son: la posibilidad de acceso a la tienda para los consumidores, pudiendo acceder desde cualquier parte del mundo y haciendo la compra mucho más rápida y cómoda; la actualización constante de ofertas y precios para una mayor comodidad; y el soporte para el cliente en la compra de productos, pudiendo consultar y recibir respuestas de manera rápida ante las dudas que genera una compra en la web.

La mayor parte de las transacciones de comercio electrónico se realizan a través de esta modalidad entre tienda y consumidor. Las tiendas virtuales se basan en este funcionamiento que incluye una tienda virtual desde la cual hacer ofertas y comprar productos de manera sencilla.

Comercio electrónico B2E

Este tipo de comercio electrónico es entre el negocio y el empleado. Se trata principalmente de plataformas donde los empleados pueden acceder a ofertas y descuentos especiales. El aumento de esta modalidad está centrado en aquellas empresas que quieren aumentar la competitividad. Entre sus empleados y ofrecen productos para canjear a través de mejoras en el desempeño o número de ventas de cada empleado en particular.

Las ventajas de este tipo de comercio incluyen una reducción de costos y tiempos a la hora de realizar actividades internas; oportunidades increíbles para empleados y fidelización de los mismos con la empresa; posibilidad de información actualizada con ofertas de tiempo limitado para productos específicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *