Qué es e-mail marketing?
Campañas de e-mailing
Diferentes tipos de listas de correo
Como diseñar los mensajes?
Consejos y estrategias

Se trata del envi­o de mensajes de correo electrónico
(e-mails) con fines publicitarios o comerciales.

La mayoría de empresas utilizan habitualmente marketing
directo usando correo tradicional.
Así­ que la alternativa de Internet se convierte en algo muy
interesante si evaluamos la diferencia de costos y la
rapidez en llegar al destinatario.

El sistema, como veremos, es eficaz pero tiene sus reglas
del juego, que no deben ser omitidas.
Enfocar nuestras campañas con e-mail imitando las
campañas de correo tradicional no va a dar buenos resultados.

Analizaremos ahora cómo diseñar tu campaña de envío de
e-mails.

Factores a tener en cuenta para una campaña de e-mailing:

–  Los destinatarios del mensaje = LA LISTA DE E-mails
–  El mensaje
–  El formato.
–  Expectativas : la respuesta esperada.

La gallina de los huevos de oro: LA LISTA DE E-MAILS.

No hay que escatimar esfuerzos en la selección de los
destinatarios del mensaje.
Tienes que encontrar una lista de e-mails que encaje
con el perfil de tu público.
El aspecto clave es cómo se han obtenido esos e-mail.

Distinguimos así­ 2 tipos de listas de e-mail:

Listas de e-mail Opt-in: Serán bases de datos de e-mail
obtenidas gracias a que el poseedor del e-mail ha dado
su consentimiento para recibir mensajes de ese emisor.

El poseedor del e-mail aceptará recibir mensajes
básicamente por 3 motivos:

– a cambio de dinero, cobrará por recibir mensajes publicitarios
– a cambio de información que le pueda suponer un beneficio
– cuando el motivo fundamental de pertenecer a la lista es otro
(por ejemplo, desea recibir información bursátil pero conoce
y acepta que además de la información que le interesa recibirá
algunos mensajes publicitarios relativos a su tema de interés.)

Como vemos, en los tres casos, es necesario el Conocimiento
y la aceptación por parte del destinatario
Se debe tener Consentimiento del destinatario y el mismo debe
CONOCER que podrá borrarse de la lista en cualquier momento.

SPAM: Realizar envíos e-mail utilizando bases de datos de
e-mail obtenidas sin el consentimiento ni conocimiento del
poseedor del e-mail.
A menudo recolectadas de chats, foros, tablones de anuncios,
capturadas de la web, etc.
El dueño del e-mail no ha autorizado a nadie para que utilice
su e-mail con fines comerciales, así­ de sencillo.

El SPAM, que se ha convertido en la bestia negra de los usuarios
de Internet cada vez está obteniendo peor prensa pero incluso
así­, aunque parezca obvio, todavía tiene grandes defensores

Ahora ya sabemos que tipo de lista debes usar,
sólo nos falta saber dónde obtenerla.

Para conseguir la lista que necesitas tienes 3 posibilidades:

a) confeccionar tu propia lista de e-mails opt-in.
Esto puedes hacerlo a través de la inscripción a un boletí­n
informativo o newsletter relacionado con el tema de tus
productos y/o servicios.
También tus clientes o prospectos pueden haberte facilitado
su e-mail pues desean mantener una comunicación contigo
y tu empresa.
Una lista propia es el primer camino a considerar, es un
proceso lento pero muy efectivo

b) contratar los servicios de empresas especializadas en
“permission marketing” y enví­os masivos de emails a través
de listas opt- in o newsletters.

c) comprar listas de email a empresas serias que se
dedican a recolectar y filtrar bases de datos de este tipo.
Para este tipo de servicios, debes asegurarte que no molestas
a tu proveedor de Internet (problemas con el Spam) y que el
público está interesado en el tipo de producto o servicio que
tú ofreces.

d) contratar espacio publicitario en el boletí­n (o e-mail
newsletter) de aquellos web sites que sabes atraen la
audiencia con la que quieres contactarte

El mensaje

Como hemos visto, el e-mail por sus caracterí­sticas debe
respetar una serie de reglas para que el usuario lo lea de
una forma positiva:

– breve. Captar la atención en pocas palabras y centrarse
en los beneficios que obtendrá el lector.

– los beneficios, la oferta, etc. deben colocarse de forma
que el usuario pueda visualizarlos incluso en el espacio
pequeño que se muestra del e-mail antes de abrirlo.
Si no le parece interesante las 2 o 3 primeras líneas, lo
mandará a la papelera sin abrirlo.

– la lí­nea de ASUNTO debe estudiarse con detenimiento.
Palabras como GRATIS, OFERTA, DESCUENTO, pueden
ser atractivas que convenzan al lector a leer el resto del
mensaje.

– personalizar el mensaje lo máximo que se pueda.
Si dispones de los nombres de los usuarios, será mucho
mejor decir “Hola Pedro!”  que “Apreciado Sr/a.”

El diseño

Una vez decidida la campaña y el medio, deberías optar por
qué tipo de diseño le aplicarás a los e-mails, básicamente:

– Únicamente texto. Son ficheros muy pequeños y se
visualiza correctamente en cualquier gestor de correo,
además de permitir su lectura offline.

– HTML. Algunos estudios aseguran que los mensajes en
HTML proporcionan una mejor respuesta.  Puede parecer
que los mensajes HTML son más llamativos y atractivos
en la lectura. Además permiten enfatizar algunos contenidos,
distinguirlos y puede ser más fácil de leer que 30 lí­neas
iguales de texto.

Lo importante será vigilar el tiempo de descarga, las fuentes
y saber que algunas imágenes sólo estarán disponibles si el
usuario está conectado cuando lee el correo así­ que habrá
que tenerlo en cuenta al diseñar donde colocas la oferta.

Consejos

Como siempre, aquí­ tienes el repaso a los conceptos importantes:

los mensajes de e-mail no tienen nada que ver con el estilo
de comunicación de las cartas comerciales.
Esfuérzate en buscar la fórmula para conectar con el usuario
y utiliza la personalización lo máximo posible.

– llamar la atención no es facil. Dispones de menos de 3
segundos….aprovéchalos!
Y no se trata sólo de e-mails muy impactantes, cuida
también los beneficios de tu oferta.

– utiliza palabras y frases que capturen la atención de los
lectores y, por supuesto, no descuides el cumplir las promesas
generadas en el mensaje.

-  no quemes la imagen de tu empresa y de tu oferta
utilizando e-mails que no sabes cómo se han obtenido.
Ir a contrapelo de lo que los usuarios quieren sólo te creará
enemigos.

– no olvides el test de respuesta y un análisis detallado de
la rentabilidad de la campaña.

Celia B. Savaris –  http://www.continentalmarket.com