Los sitos web exitosos de hoy son actualizados periódicamente con contenidos relevantes. Internet es ahora una importante herramienta de mercadeo masivo, y las compañías saben que para atraer y retener visitantes web siempre hay que decir algo nuevo e interesante.

La necesidad permanente de ofrecer contenidos frescos, puede convertir la tarea usual de blogs y bloggers en una industria rentable por sí misma. No me refiero únicamente a los ingresos generados por la publicidad estilo Adsense. Hablo de la venta de textos, imágenes, e incluso clips de audio y video. Ya Existen sitios que pagan a los bloggers por lo que escriben, pero el futuro en la industria de contenidos es mucho más prometedor.

Ventaja competitiva

Los blogs tienen características que podrían ser capitalizables como ventajas competitivas frente a los tradicionales proveedores de contenidos. Es posible que los medios en Internet también consideren que el peligro les acecha, y por ello han intentado acercarse al estilo blog, o a los escritores informales que hay en la red.

Hay que considerar que el mundo blog cuenta con un inmenso número de autores diseminados a lo largo del mundo. Estos autores producen contenidos sobre la más variada cantidad de temas, en prácticamente cada lengua existente. Además el contenido blog tiene una alta segmentación pues, una buena parte de éste se encuentra dirigido a grupos específicos hablándoles no solo de lo que les podría ser atrayente sino también expresándoselo dentro de su propia jerga. Hasta el momento ni la más excelsa agencia de contenidos ha logrado tal grado de especialización.

Nicho de mercado

Entre los contenidos más demandados en Internet –obviando el tema pornográfico- están los del segmento de tecnología, gadgets y telecomunicaciones; no es casualidad que los blogs con estas temáticas consigan un mayor número de patrocinadores. Los artículos de opinión en temas como política también parecen ser apetecidos. En cualquiera de los casos anteriores ya existen miles, tal vez millones, de bloggers escribiendo al respecto y algunos de ellos lo hacen con calidad y gran audiencia.

El gran paso sería entonces convertir los esfuerzos individuales en colectivos e imprimirles disciplina. Gran parte de esta tarea ya la están adelantando los blogs colectivos.

Los blogs colectivos llevan la ventaja

Por su génesis como bitácoras personales, uno de los principales desafíos es que la mayoría de los blogs son resultado de esfuerzos individuales e intentar participar en la industria de contenidos individualmente parecería insensato. Sin embargo, las comunidades en Internet están resolviendo dicho inconveniente con los blogs colectivos, es decir, blogs en los que colaboran múltiples autores.

Los blogs colectivos podrían encargarse más fácilmente de asumir de forma simultánea varias tareas de producción de contenidos, por supuesto siempre conservando el espíritu crítico y de independencia de la comunidad blog. Además cuando los blogs colectivos son multidisciplinarios estarían en capacidad de atender diversos frentes.

Un blog colectivo, organizando temas como su estructura editorial y la periodicidad de publicación, podría convertirse incluso en un magazine en línea con suscriptores o, por qué no, en una publicación impresa.

El idioma

Muy buena parte de los contenidos de Internet se encuentran en inglés y los consumidores nativos y no nativos de esta lengua son un gran porcentaje del total. No obstante, la penetración de Internet en los países hispano parlantes es cada vez mayor y las células de habla española en los Estados Unidos y Europa también crecen de forma considerable.

Por supuesto, no creo que el español reemplacé al inglés, pero contenidos en este idioma sí tendrán mayor mercado en un futuro cercano. Los contenidos en otras lenguas también poseen un importante nicho de mercado. Todo esto apunta, a que sería acertado que los blogs colectivos que quieran ser exitosos en la industria de contenidos, armen redes globales que no solo cubran diversas temáticas, sino también diversas lenguas.

Los derechos de autor

Junto con los retos de crear redes que proporcionen mayor diversidad de contenidos y fijar políticas editoriales claras, los blogs que busquen penetrar en la industria de contenidos tendrán que tener especial cuidado de respetar los derechos de autor. En un negocio donde el producto a ofrecer son los contenidos sería imperdonable reproducir textos, imágenes o videos sin el consentimiento de los autores.

Sobre el autor de este artículo
León Alberto Pulido Torres
http://leonpulido.blogspot.com

http://www.articulo.org.